Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 8 de marzo de 2008

Día internacional de la Mujer


En el día internacional de la mujer, os propongo un nuevo QVIR:
¿sabes cuál era el ideal de mujer en Roma?

Por otra parte, como muestra de rechazo a la violencia, en particular a la que se ejerce en el ámbito doméstico, y concretamente contra la mujer, os traigo un texto recogido en el Corpus Inscriptionum Latinarum que corresponde al epitafio de una mujer hallado en Lugdunum (la actual Lyon), en el que se lee lo siguiente:

D. M.
ET QVIETI AETERNAE
IVLIAE MAIANAE FEMI-
NAE SANCTISSIMAE MANV
MARITI CRVDELISSIM(i) INTERFECT(ae)
QVAE ANTE OBIT QVAM FATVM
DEDIT CVM QVO VIX(it) ANN(os) XXVIII EX
QVO LIBER(os) PROCREAV(it) DVOS PVERUM
ANN(orum) XVIIII PVELLAM ANNOR(um) XVIII ....


Tratad de traducirlo.
Lo veremos en clase la semana que viene.

7 comentarios:

Cris dijo...

Las mujeres no tenían nombre propio,o sea, praenomen, sólo tenían nombre gentilicio, nomen, y el familiar o apodo cognomen. No se sabe, en realidad, si no lo tenían o si no se quería que éste se pronunciara, ya que en los textos que aún guardamos no se conserva el praenomen de ninguna mujer.
El único momento del año en que las mujeres eran libres era durante los cultos báquicos, las Bacanales. En éstas, las mujeres bebían vino, hecho prohibido para ellas, y practicaban sexo tanto heterosexual como homosexual. La existencia de estas ceremonias demuestra que el papel de la mujer en el mundo romano no era el de la procreación y la reproducción y no había lugar para el erotismo y el amor.
De todas formas, las Bacanales desaparecieron por orden del Senatus consultus de Bacchanalibus que las prohibió en el 186 a.C., debido al escándalo que suponían para la sociedad oficial romana.
La mujer romana participaba como dueña y matrona en toda la vida social de la casa. Sale libremente de compras por las tiendas, acompaña al marido a banquetes y recepciones. Le aconseja en sus decisiones, se le cede el paso en la calle, nadie puede tocarla ni citarla a justicia. Puede intervenir como demandante o como testigo en las causas criminales y asiste a los espectáculos públicos.
En el año 1 a.C. se habla de una corporación de mujeres creada con fines religiosos y que tal vez existiera desde tiempos antiguos. No sabemos nada con respecto a la composición, organización y funciones, pero sí que tenía local propio en el Foro de Trajano donde se han encontrado inscripciones.

Cris dijo...

La dignidad de la mujer romana está a años luz de la griega. En un principio era un modelo de austeridad, de fidelidad y de laboriosidad, pero con el paso del tiempo las costumbres fueron cambiando y así podemos ver distintos ejemplos de mujeres romanas que fueron famosas en su tiempo por muy diversas razones:

- durante la monarquía tenemos a:
- Lucrecia, que se suicidó tras ser violada por Sexto, el hijo de Tarquinio el Soberbio, y que provocó el fin de la monarquía.
- en la República destacamos a:
- Virginia que se negó a mantener relaciones con el dedecemuiro Apio Claudio, lo que originó el suicidio del padre de ésta y la expulsión de todos los decemuiros.
- Veturia y Volumnia: esposa y madre del traidor Coriolano, salieron al paso de éste, cuando marchaba al frente de los Volscos para destruir Roma y consiguieron que depusiera las armas.
- Cornelia, la madre de los Gracos, ha pasado a la historia como ejemplo de fidelidad a su esposo muerto. En clara contradicción con las leyes de carácter demográfico, que obligaban a casarse a las viudas pasado un tiempo de la muerte de su marido. Ésta se negó quedando como ejemplo de mujer de un solo hombre, por lo que se la llamó uniuira. Culta y refinada fue admirada por Cicerón.

Miriam de la Milagrosa dijo...

También querría yo añadir algo sobre la vida de las mujeres ricas.
Las niñas iban a la escuela hasta los doce años, después, algunas, previa autorización de su padre o de su hermano, recibían enseñanzas de los clásicos a través de los preceptores. Pero lo normal era que aprendieran a cantar, a danzar y a tocar algún instrumento.
A los doce años, algunas ya tenían marido aunque no se hubiera consumado el matrimonio.
Se consideraba que una mujer era adulta al cumplir los catorce años. Y, para demostrar que pasaban el tiempo sin hacer nada malo, algunas familias encerraban a sus hijas en sus casas para hilar.
La mujer casada podría ser considerada de dos modos: o bien, como un mero instrumento al ciudadano y al jefe de familia,o bien, como una amiga, compañera y procreadora.
Aunque estas mujeres no tenían obligaciones, su libertad sí que estaba limitada y siempre iban acompañadas. Y algunas incluso salían cubiertas por un velo.
Podía darse el divorcio, pero sólo si el marido lo solicitaba. El mejor estado era la viudez, pues era mucho más libre y podía utilizar su dinero como quisiera.

Miriam de la Milagrosa dijo...

Aquí está la fuente de mi comentario: sepiensa.org.mx

MªPAZ dijo...

He añadido un comentario sobre las mujeres esclavas.
La familia en Roma era un grupo de personas bajo la tutela del pater familias que tenía derecho sobre la vida y muerte de todos los miembros. La mujer puede llegar ser mater familias siempre y cuando sea de buenas costumbres. Las mujeres peor paradas en Roma eran las esclavas, que eran consideradas objetos y no sujetos de derecho, puesto que, además de tener los peores trabajos, debían complacer a sus dueños en sus relaciones extra matrimoniales. Las esclavas no podían casarse aunque sí podían unirse a otro esclavo, unión llamada contubernium. Los hijos libres, al nacer, eran depositados a los pies del padre que podía levantarlos, señal de aceptación, o dejarlos donde habían sido puestos con lo cual quedaban abandonados a su propia suerte. A las hijas, cuando nacían, si el padre no quería exponerlas, se debía dar orden explícita de alimentarlas. Según la ley, el primogénito se salvaba de la exposición. Las expuestas, si no morían, eran recogidas por otras familias como inversión, ya que al llegar a su juventud eran vendidas como esclavas o como prostitutas. Las niñas eran confiadas a esclavas, niñeras y amas de cría. Éstas se encargaban de su crianza. De la educación se encargaban profesores que iban a su casa. Así pasaban de la infancia a la juventud en la que pronto se casaban.
Fuente del comentario:http://www.culturaclasica.com/mujerantiguedad/mujerromana1.pdf

Javi dijo...

Me iba fatal la conexión esta semana y ya poco más queda decir... XD

neformal dijo...

Parece que ya se ha dicho casi todo sobre el tema, pero como siempre queda algo por añadir...he encontrado algunos datos que me parecen bastante interesantes:
El papel principal que desempeñarán las mujeres en Roma será el de fiel y abnegada esposa ya que dependían en todo momento de su marido. Los enlaces matrimoniales solían ser concertados por las familias, y el padre de la joven debía entregar una dote a la muchacha. Ella tenía derecho de sucesión respecto a su padre e incluso capacidad de testar por lo que se dieron matrimonios donde la esposa era más rica que el marido y rehusaba su autoridad, recibiendo en ocasiones todas las clientelas del padre. Pero lo habitual era que la mujer estuviera absolutamente supeditada a su esposo.
Si tradicionalmente es el pater familias el que dirige la casa, quien da las órdenes a los esclavos y dirige la administración del hogar, ¿cuál es el papel de la mujer en las casas respetables de Roma? Lo habitual es que las matronas mataran la mayor parte del tiempo en los trabajos relacionados con la costura y el tejido. Paulatinamente la mujer irá ocupando un papel protagonista en la organización de la familia, incluso por prescripción médica ya que los galenos consideraban que las mujeres debían desarrollar alguna actividad. Algunos hombres empezaron a dejar en manos de sus esposas la dirección del hogar, incluso la llave de la caja de caudales.
El contar con varios esclavos permitía a la matrona poder delegar en ellos todos los trabajos de la casa, incluso los relacionados con su propia higiene personal. El esclavo viste y calza a la dama, aunque no lava sus dientes. Los esclavos acompañan a la señora en la alcoba, aunque la matrona duerma sola o en compañía de su esposo. Era frecuente que los esclavos durmieran en las puertas de las alcobas, contándonos un poeta satírico que "cuando Andrómaca hacía el amor con Héctor, sus esclavos, con la oreja pegada a la puerta, se masturbaban". Esta omnipresencia de los esclavos en las vidas de las clases acomodadas romanas provocará que las infidelidades fueran públicas en la mayor parte de los casos. Para mantener una relación amorosa secreta lo mejor era alquilar una habitación a un sacristán ya que estaba obligado a guardar silencio.
Si el esposo fallecía, la matrona vería protegida su virtud por su familia, ante la inminente llegada de una legión de pretendientes que deseaban hacerse con su fortuna. Previamente debía haber muerto el padre porque sino como pater familias era dueño de todo lo que pertenecía a la familia. El sino de esta viuda es volver a contraer matrimonio o buscarse un amante que la complazca en el lecho, a pesar de la indignación de los moralistas romanos.
Si era el hombre el que quedaba viudo podía buscarse una concubina, mujer o mujeres con los que un hombre solía acostarse habitualmente. No olvidemos que los emperadores contaban con un amplio harén de concubinas en palacio. Pero llegaría un momento en que ese hombre viudo decidiera establecer un vínculo más estrecho con esa concubina de inferior rango social por lo que se produce una unión de hecho entre ambos denominada concubinato. La concubina debía ser una mujer libre y la unión monogámica. Este concubinato no da lugar a consecuencias jurídicas, siendo libres los hijos nacidos de esa relación.

http://www.artehistoria.jcyl.es/historia/contextos/774.htm