Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 9 de marzo de 2008

Una noticia interesante









Pinchad aquí para ampliar la noticia y ver más fotos.
No estaría mal una escapadita a Roma a ver la casa de Augusto, ¿verdad?
Enhorabuena por la participación. Comentaremos lo relativo a la mujer en Roma en clase. Gracias por vuestras aportaciones. No os olvidéis de citar el lugar de donde tomáis las noticias...

3 comentarios:

Cris dijo...

La verdad es que sí que sería una grandísima oportunidad para ir a visitar la Casa de Augusto. Según los frescos que nos muestran, tiene que ser maravilloso poder contemplarlos desde una mayor cercanía...

Cris dijo...

Hola Charo, esta vez sólo escribo para decirte: ¡Feliz Cumpleaños! Espero que pases un gran día y todas esas cosas que se dicen jajaja!! Un saludo, Cris.

Esther dijo...

Hola! Es la seegunda vez que intento escribir en el blog.La anterior no pude. He encontrado información sobre lares ,manes y penates.

*Lares, manes y penates.

Aunque las divinidades originalmente extranjeras fueron adquiriendo con el paso del tiempo cada vez mayor importancia en al vida social y religiosa de la ciudad, el culto romano permaneció apegado a sus divinidades tradicionales de origen ancestral.

Entre éstas tenían especial importancia los lares, que eran los espíritus deificados de los antepasados. Estos espíritus acogían bajo su protección a la familia de la que en un tiempo habían formado parte. Cada casa tenía su larario, una pequeña alacena situada en la estancia principal, en al que se realizaban las ofrendas a estos poderes divinos. Contenía las estatuillas representativas de estas divinidades.

Otro tipo de divinidades familiares eran los penates, aquellos poderes que velaban por la defensa y las provisiones de la casa.

Los manes eran por su parte los espíritus de los difuntos. Los romanos creían que era preciso alimentarlos para que se mantuvieran con vida y por ello depositaban regularmente comida en los enterramientos junto al cadáver y, posteriormente, al lado de la tumba. Evitaban de este modo que se consumieran en la nada o que atormentaran a los vivos.

Fuente:www.elrincondelvago.com